¿Eres una de esas chicas que tiene que encontrar sujetadores en el departamento o tiendas de ropa de niña?

Suena a exageración, pero lo peor es que no lo es. Sino pregunta a una mujer con poco pecho…o a lo mejor no hace falta preguntar por qué esa mujer eres tu.

 

Estos son los suplicios de una mujer con poco pecho

 

  • Escotes, ¿para qué?

Pruebas unos y otros, el resultado: a cual te sienta peor. Terminas por usar camisetas muy flojas y anchas para esconder el poco pecho que tienes y te olvidas de los escotes, entre mas lejos mejor. 

 

  • Eres una especialista en trucos e ilusiones ópticas

Te inventas o investigas trucos para lograr rellenar el espacio que sobra o para aparentar que hay algo dentro: falsos rellenos, maquillaje, etc
Esto pasa sobre todo en la adolescencia, la diferencia es que a unas chicas si les crecieron los pechos por fin y a otras… los pechos les crecieron pero a tamaño “limones”.

 

  • El bikini perfecto: es misión imposible 

Encontrar el bikini perfecto que cubra todos los defectos y resalta las virtudes es siempre complicado para las mujeres. 

Pero para tí chica de los pechos pequeños, es casi seguro que más de la mitad de los que  ves en las tiendas no te sirven pues la parte de arriba no encaja…y no piensas comprar todo un conjunto para aprovechar solo una parte.

Ya va siendo hora que los fabricantes de bikinis se pongan las pilas a vender las piezas por separado, pues a las chicas de pechos grandes les pasa exactamente lo mismo pero a la inversa.

 

  • Relleno + más relleno…mucho relleno

Si bien hay a quien no le importa tener senos de niña pequeña, a muchas sí y deben buscar sostenes con relleno para que la ropa luzca mejor, si es que lo logran. 

El suplicio se vuelve doble cuando los costos de ciertos sujetadores se elevan, hubo un tiempo en el que sujetadores con relleno eran mucho más costosos que los “comunes y corrientes”, menos mal que eso se ha cambiado poco a poco. 

 

 

 

  • Experta en el departamento de ropa de niñas

Después de media vida conviviendo con tus pequeños pechos, ni siquiera te acercas al departamento de lencería de mujeres, pues considerás que es un caso perdido probarte un sujetador  aunque sea el más pequeño en el departamento de lencería, mejor te vas directamente a la sección de ropa de niñas pues allí es más probable que tengas suerte.

 

  • ¿Serán más grandes?

Eso es lo que te preguntas cuando ves a chicos…que tienen más pecho que tú. 

 

  • Vestidos insostenibles

Literalmente insostenibles, el vestido se te cae de la parte de los pechos especialmente si son palabra de honor o sin tirantes. 

 

  • Push Up pero sin el push

Ni siquiera el sujetador que tiene más relleno puede lograr que se te forme una sensual línea entre tus pechos, pues básicamente no hay nada que empujar, estrujar, juntar ni sostener. 

 

  • No se nota cuando no llevas sujetador

Cuando le preguntas a una amiga: ¿Se nota que no llevo sujetador? La respuesta es un no seco y directo (bueno eso depende de que tan amable sea tu amiga 🙂 

Aunque si lo piensas bien, esto puede no ser un suplicio y convertirse en una ventaja…hay mujeres con muchos pechos que aunque quieran no pueden ir sin sujetador.

 

  • Cuando te acuestas, desaparecen

Si cuando estás de pie no sobresalen los pechos, cuando te acuestas sientes que desaparecen por arte de magia. 

 

  • Ni el período ayuda

Los pechos no se te ven más grandes ni cuando estás en tus días, como sucede con otras chicas.

 

  • Evitas los abrazos 

Sueles evitar las abrazos, ya sea porque la otra persona no perciba que tienes poco pecho o en el caso que lleves relleno, temes que la otra persona sienta el relleno del sujetador. 

 

 

  • Esperanza: embarazarte algún día, esperando a que los pechos crezcan. 

Aún tienes fe en que si llegas a tener hijos los pechos te crecerán como siempre te lo ha dicho tu mamá o las amigas que son madres. 

 

  • Caes en los falsos mitos 

A veces te sientes tan acomplejada que crees en soluciones falsas con tal de hacer crecer tus pechos. 

 

  • Las mujeres con mucho pecho siempre te recuerdan la suerte que tienes

Tienes amigas o conoces mujeres que tienen mucho pecho y empiezan a enumerarte las razones por las cuales te envidian: “no tienes dolores de espalda” “puedes dormir boca abajo” “puedes no usar sujetador sin que se note o caigan los pechos” 

Tu no quieres oir esas razones, tu lo que quieres es tener mas pechos. 

Pensamiento constante de operarlos.

Con tal de no sentirte como niña de 12 años, más de alguna vez se te ha cruzado por la cabeza el aumentarte una cuantas tallas en el quirófano, pero no das el paso por diversas razones. 

 

Aún así no para todas es un suplicio

 

No es raro que las mujeres con poco pecho se sienten menos femeninas, pues constantemente estamos sometidas como sociedad a los estereotipos de belleza, pero por el otro lado también están las mujeres que están a gusto con su cuerpo tal como es.  

Como dice el dicho: cada loco con su tema y cada punto de vista es respetable. 

Al final del día, lo importante es estar a gusto con uno mismo, aceptar nuestro cuerpo tal como es o mejorarlo para no vivir con complejos y de esta forma lograr tener una vida plena.

 

¡Me encantaría conocer tu punto de vista! Compártenos tu opinión o duda escribiéndola acá abajo y yo trataré de darle respuesta lo antes posible.

Estaré muy atenta leyéndolos. 

Un abrazo y nos vemos pronto.